Las trabajadoras y trabajadores de la Educación, nos declaramos en alerta por el grave deterioro que atraviesa la Educación Pública de Chile.

Vemos como este gobierno diseña políticas, que amenazan el desarrollo sostenido de la Educación Parvularia, que hasta ahora ha sido  pública, gratuita y avanzando en  calidad,  que  atiende al    70% de cobertura a nivel nacional, priorizando a  familias con mayor vulneración social.

 El Proyectos de “Sala Cuna Universal”, se tramita en Comisión del Trabajo del Senado.    Y “Proyecto de Ley de Equidad para la Educación Parvularia” (“Subvención de los Niveles Medios, es decir niños y niñas de 2 a 4 años),  se encuentra en Comisión de Educación de la Cámara de Diputados. Se aprobó  indicación que  permiten el   ingreso y subvención de este nivel,  a   las escuelas, a la privatización de la educación inicial y con ello, a la Escolarización, que sabemos ha sido nefasta para los niveles de transición y que no da cuenta de la pertinencia y contextos que las niñas y niños necesitan.  Es un  sistema probado de retroceso al desarrollo humano en una  etapa mayor  arquitectura cerebral, emocional y social, que requiere adultos sensibles, con equipos reflexivos, competentes en  mediación y  metodologías que potencien el aprendizaje a través del juego.

A esta edad los niños y niñas necesitan crecer felices,  con interaccione positivas, con  apego, con creatividad, autonomía,  con estimulación necesaria para el  desarrollo de emociones, pensamiento,  lenguaje   y no estresados y agobiados por evaluaciones y estereotipos que fomenta la educación formal básica.

Asimismo, los establecimientos que imparten Educación Parvularia deben tener financiamiento igualitario en la subvención, misma cantidad por niño/niña y pago por matrícula y no por asistencia,  esto es Igualdad en Educación.( Articulo 10).

El Reconocimiento Oficial debe ser garantizado por el Estado, invirtiendo ahora,   para que los jardines infantiles puedan resolver situaciones de infraestructura, material de la enseñanza y condiciones laborales dignas,  con personal idóneo, con proyecto educativo y protocolos que resguarden la integralidad de los niños y niñas de nuestro país.

Hacemos un llamado a todos las y los parlamentarios y parlamentarias, que son servidores públicos  a defender la Educación Parvularia y a construir leyes que garanticen educación con estándares de calidad integral e inclusiva y que efectivamente sean garantes de los derechos de los niños y niñas, la preocupación es hoy por la infancia y los ciudadanas y ciudadanos del futuro.