Coyhaique, 13 de agosto 2020.

Ante el llamado de  apertura de salas cunas y jardines infantiles  para un retorno presencial, nuestra Asociación de funcionarios de Auxiliares, Administrativos, Técnicos y Profesionales de la Junta Nacional de Jardines Infantiles, APROJUNJI declara:

Manifestamos nuestro RECHAZO, por la decisión de la autoridad regional, para el retorno de  actividades pedagógicas, del Jardín Infantil y Sala Cuna de Puerto Cisnes, “Los Navegantes” como también del  Jardín Infantil  Alternativo de Puerto Gala “Hijitos del Mar”, considerando que es un riesgo  exponer a los niños/as; Familias y Trabajadoras/es, cuando las condiciones  sanitarias no  dan  garantías de seguridad.

En un contexto en que Chile,  a nivel mundial, se encuentra en el Octavo lugar en la curva de contagios Covid-19, donde en otros países, los niños y niñas pequeños, han sido los últimos en retornar a clases, y donde se ha retrocedido, producto de nuevos rebrotes,  retornando al confinamiento,  nos preguntamos:

 ¿Cuál es el objetivo y  apuro,  para que ingresen de manera presencial nuestros niños y niñas a las aulas y sobre todo, en estos momentos donde como región los casos han aumentado considerablemente en comparación al mes de abril?, En estos momentos la región lleva un acumulado de contagios de 95 casos y activos 15 y sólo contamos con 19 camas críticas de las cuales hay una ocupación del 63%.

 ¿Cuál es la idea del retorno presencial? ¿Experimentar con nuestros niños y niñas para saber si los protocolos funcionan o no? Los NIÑOS Y NIÑAS SON PRIMERO,  son el presente y el futuro de nuestra sociedad, nuestro deber y obligación es ser garante de sus derechos.

No podemos, ni debemos permitir exponer a niños y niñas,  como a funcionarias;/os a para que se contagien, ya que los elementos de protección personal no nos garantiza seguridad, el mismo Colegio de Expertos en Prevención de Riesgos de Chile dice que los  Kit de Seguridad entregado por el ministerio de Educación, no cumplen con la autorización del Instituto de Salud Pública.

Claramente entendemos la necesidad de las familias que requieren el servicio, pero es necesario  señalar que no podemos delegar la responsabilidad  a las funcionarias de los equipos educativos y es el gobierno que debe dar respuesta, con un trabajo serio, consensuado con diversos especialistas, actores sociales, Coordinadora de Educación de Aysén, de la cual somos parte y con el personal de los jardines y asociaciones gremiales, sin improvisaciones ni acciones arbitrarias como las que tiene esta autoridad, dado que  puede tener repercusiones lamentables, como ha  ocurrido en otros países con el retorno a clases.

Rechazamos absolutamente este retorno inseguro, porque los protocolos creados por el Mineduc, Subsecretaría de Educación Parvularia y Junji, sin la participación ni consenso del personal educativo y de las asociaciones gremiales, presentan vacíos y contradicciones, de las cuales destacamos:

  • Se orienta a mantener el distanciamiento físico  de metro a metro y medio entre los párvulos y funcionarias;
  • ¿Cómo vamos a pedirles a los niños que no se acerquen a los adultos y a sus mismos pares? ¿Qué tipo de interacciones, vínculos afectivos podremos desarrollar cuando el contacto físico es imposible? ¿Cómo y de qué manera atenderemos las necesidades básicas, de higiene, alimentación, sueño, cuando ellos y ellas aún necesitan del apoyo de los adultos para suplir  estas acciones? ¿Cómo se realizará la contención emocional, apego a un adulto cercano, generando confianza, tranquilidad  del lactante o niño/niña?
  • ¿Quiénes se responsabilizarán de la sanitización de los jardines infantiles? ¿Será el mismo personal del jardín? En los jardines alternativos, ¿quiénes realizarán la higienización?
  • Se ha considerado que agosto, septiembre y octubre, es el período más crítico de enfermedades respiratorias, como en las diferentes ciudades del país, ¿se expondrá a nuestros niños y niñas  a enfermedades respiratorias y contagios por Covid-19 que pongan en peligro su salud?
  • ¿Qué pasará con las funcionarias/os, que tienen hijos en edad escolar, y que no tienen redes para que los cuiden, sabiendo que los colegios no abrirán?
  • ¿La institución asegurará que existen los recursos necesarios para la adquisición de los materiales de higiene y protección en cantidad, calidad y con oportunidad?
  • ¿Qué medidas, se tomarán para  regular la cantidad de niños/as por aula, con NEE que no controlan esfínter?
  • ¿Qué acciones se harán,  para contar con Salas de Hábitos Higiénicos que den garantías de equipamiento, personal, para realizar el control de esfínter? ¿Cómo lo considera el protocolo?
  • ¿Están considerados los indicadores de trazabilidad que tiene que ser menos del 5% de acuerdo a OMS,  y de qué manera se asegura que esto se cumple?

Proponemos:
Que el retorno sea, cuando la salud pública de garantías de seguridad a la ciudadanía.
Que la gradualidad, sea considerado no sólo por factor desconfinamiento, sino por gradualidad  en relación a las características de desarrollo de los lactantes, y niños y niñas, y por tanto que sea el último nivel educativo en Retornar.
Que  del Plan Paso a Paso,   la etapa 5,  es la que se debiera regresar y vemos inviable el regreso para el año 2020.

“ANTE TODO QUEREMOS CON SALUD Y  VIDA A LAS COMUNIDADES EDUCATIVAS”

SANDRA MUÑOZ CÁCERES,   PRESIDENTA,
CONSTANZA CHIGUAY NONQUE, SECRETARIA 
FLORA LAGOS GODOY, TESORERA
DIRECTIVA APROJUNJI AYSEN