Como una profesional que confía en las capacidades de los niños y niñas como transformadores de su entorno se puede calificar a Gladys Pérez Sebik, educadora de párvulos del Jardín Infantil “El Paraíso” de Puerto Guadal en la Región de Aysén, que ha sido nominada al Global Teacher Prize Chile como una de las cinco finalistas.

Gladys es Educadora de Párvulos de la Universidad Católica. Era una buena alumna, razón suficiente para tener llegada con sus compañeras y profesoras. Afirma que siempre quiso estudiar la carrera de Educación de Párvulos. “Me gustaban los niños y mi madre, que hacía muchas obras sociales me pedía que le acompañara por ejemplo a centros con niños que sufrían Cáncer, así es que pude conocer de cerca las necesidades de niños y niñas que tenían grandes dificultades y necesitaban ayuda”.

De ahí surge este interés por la primera infancia. Luego de su titulación decide partir a Isla Puerto Aguirre (1997), en la Región de Aysén donde vivió 19 años. “Fue en esa localidad donde me hice una verdadera educadora. Pude desarrollar mi vocación de servicio y educar a niños y niñas con vulnerabilidad social. Eran niños maravillosos y aunque nunca tuve una o un técnico a mi lado, tuve la ayuda de las familias y la comunidad para hacer mi trabajo”, afirma.

Tanto así que en 2013 obtuvo el Premio de un concurso que buscaba al “Profesor/ra Innovador/a Estrella de Chile”. El reconocimiento fue por un proyecto que realizó con niños y niñas que “tenían unas fortalezas increíbles y habilidades espectaculares”, señala.

Luego, buscando nuevos horizontes llegó a Puerto Guadal, a Junji, tras un extenso y exhaustivo proceso de selección “pasé por varias etapas hasta que quedé en el Jardín “Paraíso Puerto Guadal”. Ha sido una buena experiencia. Me gusta Junji. Me gusta como se trata a los niños y cómo se les enseña”, precisa.

Este año Gladys está nuevamente entre las cinco finalistas del Concurso Internacional Global Teacher Prize. Ya varios años ha llegado a las últimas instancias del certamen. Gracias a su experiencia y metodologías innovadoras se ha ganado un espacio entre cientos de maestros en educación inicial, y si se suma la iniciativa llamada “La Niña que Vuela”, montaje teatral creado a partir de los sueños e intereses de los mismos niños y niñas, esta educadora es hoy un referente para muchos futuros profesionales en el área. “Nos ha traído muchas satisfacciones este proyecto porque fue elegido como una de las cinco iniciativas más innovadoras de Chile; esto ha significado que la Fundación Design for Change (DFC) nos convoque a un encuentro internacional en Roma para que los niños puedan presentar su propia vivencia”.

Es la primera vez que niños y niñas tan pequeños son invitados a una cumbre internacional de este tipo a contar su experiencia. Además a partir de ahora se incorpora a los párvulos como parte integrante de este encuentro, porque solo era para niños de enseñanza básica y media. “Ellos y sus familias son transformadores de su entorno, su comunidad y de su planeta al cuidar también el medio ambiente”, dice.

Gladys expresa su convicción de la importancia que tiene la Educación Inicial en la vida del ser humano. Siente que con estos reconocimientos no solo se le da un estímulo a ella, sino que se marca desde su perspectiva, un punto de inflexión en la preocupación por la educación inicial y el impacto en la vida de las futuras generaciones.

1 COMENTARIO

  1. Lo mejor de lo mejor, grande vicky te queremos se merece todo una educadora con vocación y amor, siempre seras la primera e chile

Comments are closed.