Una serie de datos y conclusiones que entregan fundamentos claros y contundentes a la autoridad sobre el impacto de las medidas para el retorno gradual al trabajo presencial, se han encontrado en tres encuestas aplicadas a funcionarios de la Aprojunji con el objeto de conocer la  percepción de los asociados frente a algunos aspectos laborales de la crisis y promover su participación en decisiones de la organización gremial.

La primera fue aplicada por los directorios regionales de la Aprojunji y respondieron 1.173 personas de diferentes regiones de país. En este sondeo, los datos más importantes que se observaron en la primera fase de la Pandemia (marzo 2020) fue que a diferencia de lo que decía la autoridad, el 97% de los encuestados, señaló en todo momento estar de acuerdo con la  Cuarentena Total.

Con respecto a las acciones preventivas de JUNJI, el 97,5% consideró insuficiente la entrega mascarillas, jabón, alcohol gel como medidas de seguridad para que los funcionarios pudieran retornar a su lugar de trabajo y respecto de quiénes debieron asumir la responsabilidad de entregar las cajas de alimentos y kit de material didáctico y la mayoría de los encuestados considera que es responsabilidad de militares y carabineros.

En la siguiente fase de la crisis, los datos más destacados se pueden encontrar en la encuesta aplicada por la Fenaedup que logró obtener la impresión de 2.897 (52%) de asociados/as de la Aprojunji respecto a cómo se está gestionando la crisis desde los funcionarios públicos.

En este contexto, los resultados señalan que desde el punto de vista emocional la crisis ha demostrado la capacidad de adaptación de los funcionarios de Junji, ya que el 93% de ellos expresó sentirse preocupado con la situación generada por la Pandemia pero ha tratado de cumplir con eficiencia las tareas asignadas. Lo más difícil ha sido compatibilizar el trabajo con las labores domésticas y familiares.

Otro aspecto a destacar es que a juicio de los encuestados las condiciones para el retorno gradual no están dadas, especialmente en un contexto donde el 27,5% usa vehículo particular y el 57,2% emplea el transporte público. A esto se suma que el 53% de asegura no tener el espacio suficiente en su puesto de trabajo para mantener la distancia física y social y el 68% comparte servicios higiénicos con más de 11 personas.

Encuesta Aprojunji
Por otra parte, una encuesta realizada por el Directorio Nacional de la Aprojunji relacionada con el trabajo remoto, se puede observar que hay coincidencia con los resultados de encuesta Fenaedup, ya que de las 1.235 personas que participaron en el sondeo de diferentes regiones de todo Chile, el 86,5% aseguró no haber recibido ningún tipo de capacitación tecnológica.

Se reiteró la negativa evaluación en las condiciones existentes para desarrollar el trabajo, ya que también el sondeo reflejó datos que indican claramente que no están las condiciones tecnológicas mínimas (conexión a internet, teléfono laboral, computadora, espacio adecuado) para realizar el trabajo encomendado en su domicilio, a lo que se suma la falta de información y trabajo bajo presión evidenciada con el aumento de la demanda laboral.

De manera concluyente, las encuestas evidencian la urgencia de abordar los temas de conciliación desde una perspectiva de género, especialmente en el contexto de trabajo remoto, así como también resguardar la seguridad laboral de los funcionarios, ya que la mayor dificultad del trabajo no presencial es la conciliación de las necesidades familiares y laborales; no siempre se cuenta con los espacios en casa para separar las labores profesionales, de las familiares y domésticas.

Frente a quienes no han podido cumplir con sus tareas o lo han hecho medianamente, se  vuelve necesario indagar en los motivos: si las tareas encomendadas eran adecuadas a sus condiciones de trabajo, o si se debe a dificultades tecnológicas y/o de conectividad.

2 COMENTARIOS

  1. Estoy muy de acuerdo con las encuestas realizadas. A mí personalmente me afecta el envío de bitácoras de trabajo los días viernes, los entrego el fin de semana porque no tengo un computador propio.
    El que hay en casa lo ocupan mis hijas para sus clases.
    Tambien estoy muy de acuerdo que no hemos recibido capacitaciones tecnológicas.

  2. Me parece muy bien las encuestas realizadas, ya que, muestran la realidad, no todas cuentan con internet hogar yo me vi en la obligación de contratarlo, o no tienen un notebook para realizar el trabajo, yo en particular soy auxiliar de servicios y he tenido que sentarme a revisar y mandar correos, leer protocolos, trabajar con los equipos y no recibimos capacitación, hagalo usted misma, falta de empatia.

Comments are closed.