La medida que está adoptando el Gobierno es ilegal, arbitraria e irresponsable y sin planificación frente al contexto nacional e internacional.