Hace más de un año que hemos estado luchando por que el proyecto de Sala Cuna Universal que fue aprobado por el gobierno no se apruebe en el Senado.

Ha sido un año de perseverancia y de una agenda completa de reuniones con los parlamentarios. La última gran noticia que recibimos fue la Comisión de Educación rechazó el proyecto Sana Cuna Universal por 3 votos en contra y 2 a favor. La mayoría de la instancia parlamentaria manifestó su desacuerdo con el texto legal, haciendo presente que “no existe universalidad real, se mantiene un sesgo en la perspectiva de género, se vuelve al lucro en la educación temprana”, entre otros argumentos expuestos el pasado 6 de noviembre.

Luego de la explosión social del pasado 18 de octubre, este proyecto se encuentra en cartera. Es uno de los proyectos que el actual Gobierno presentó y se encuentra dentro de sus prioridades en la agenda social.

Cabe recordar que el texto legal ahora deberá ser analizado por la Comisión de Hacienda, para las normas de su competencia; tal como ya lo hiciera la Comisión de Trabajo y Previsión Social.

Este gobierno ha diseñado políticas públicas que atentan con el desarrollo de la Educación parvularia en nuestro país.

El Proyecto de Sala Cuna Universal se encuentra el Senado y el Proyecto de Ley de Equidad para la Educación Parvularia, (Subvención de los Niveles Medios, es decir niños y niñas de 2 a 4 años),  está en la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados.

Se aprobó  indicación que  permiten el   ingreso y subvención de este nivel,  a   las escuelas, a la privatización de la educación inicial y con ello, a la Escolarización, que sabemos ha sido nefasta para los niveles de transición y que no da cuenta de la pertinencia y contextos que las niñas y niños necesitan.  Es un  sistema probado de retroceso al desarrollo humano en una  etapa mayor  arquitectura cerebral, emocional y social, que requiere adultos sensibles, con equipos reflexivos, competentes en  mediación y  metodologías que potencien el aprendizaje a través del juego.

A esta edad los niños y niñas necesitan crecer felices,  con interaccione positivas, con  apego, con creatividad, autonomía,  con estimulación necesaria para el  desarrollo de emociones, pensamiento,  lenguaje y no estresados y agobiados por evaluaciones y estereotipos que fomenta la educación formal básica.

Asimismo, los establecimientos que imparten Educación Parvularia deben tener financiamiento igualitario en la subvención, misma cantidad por niño/niña y pago por matrícula y no por asistencia,  esto es Igualdad en Educación.(Artículo 10).

El Reconocimiento Oficial debe ser garantizado por el Estado, invirtiendo ahora, para que los jardines infantiles puedan resolver situaciones de infraestructura, material de la enseñanza y condiciones laborales dignas, con personal idóneo, con proyecto educativo y protocolos que resguarden la integralidad de los niños y niñas de nuestro país.